Ainia trabaja en un digestor para medir la eficacia de los alimentos funcionales

Publicado el

Ainia está trabajando en un nuevo modelo de digestor dinámico in vitro avanzado en el marco del proyecto de I+D Dialfarma, apoyado por el Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE) y coofinanciado por los Fondos Feder de la Unión Europea, que según la investigadora Blanca Viadel "será capaz de predecir mejor la solubilidad de los ingredientes funcionales de los alimentos (omega-3, vitaminas, probióticos, etc..) 

En el sector farmacia, Juan Antonio Nieto, investigador de Ainia que también trabaja en el proyecto, considerá que "la predicción mejorada del perfil de disolución de los principios activos contenidos en los fármacos va a posibilitar desarrollar medicamentos más eficientes a un menor coste". En definitiva, el nuevo "digestor dinámico in vitro" en el que trabaja Ainia va a permitir estimar con mayor exactitud la cantidad de los compuestos incorporados en alimentos o fármacos que pueden ser absorbidospor el organismo, así como la zona del sistema digestivo donde se produce su máxima absorción. Asimismo, ayudará a las empresas alimentarias, disminuyendo el número de ensayos clínicos y los costes de desarrollo, así como la reducción de los tiempos de lanzamiento al mercado.

El 45% de los españoles quiere llenar su cesta de la compra con productos más saludables.

Paralelamente, las ventas de alimentos funcionales en el mercado europeo supusieron cerca de 38 B € el año pasado, según datos de Euromonitor. Esta tendencia impulsa a la industria alimentaria a desarrollar nuevas gamas de alimentos con propiedades funcionales, que junto con una dieta sana y ejercicio físico, sean capaces de reducir el riesgo de sufrir ciertas patologías: colesterol alto, osteoporosis, carencia de vitaminas esenciales, etc..

Por otra parte, las autoridades sanitarias demandan a la industria alimentaria productos cada vez más eficientes y con un menor coste para el consumidor final. Para ello, se añaden a los alimentos ingredientes funcionales como calcio, omega-3, antioxidantes, hierro, etc.. En el caso de los fármacos también el control de formulaciones y la incorporación de los principios activos más eficientes marca la tendencia. En ese sentido, la tecnología del "digestor dinámico in vitro" de Ainia es capaz de reproducir las condiciones naturales del tracto gastrointestinal humano (estómago, intestino delgado e intestino grueso) para comprobar en qué cantidad los ingredientes funcionales que contienen los alimentos (fibra, polifenoles, vitaminas, minerales, etc..) y los principios activos de los fármacos llegan intactos al intestino.